Grito Vacío
this site the web

sábado, 1 de julio de 2017

Un recuerdo de Irandi

             Él lloraba y maldecía. Tenía los ojos vendados, la boca amordazada y las manos y pies atadas a la silla. Lloraba por miedo, no por dolor. Aún no lo había tocado.

               Antes de amordazarlo, gritaba furioso. Simplemente me senté enfrente y lo escuché. Decía que tomaría venganza. Una y otra vez. Las horas pasaban y sus alardes de rebeldía se atenuaron. Yo seguía sentado mirándolo con un vaso de agua. Cuando me terminé el agua, le amordacé la boca.

               Al día siguiente, volví a bajar a la habitación. Él estaba durmiendo en la silla. Se despertó al cerrar la puerta. Se tensó y volvió a llorar. Le quité la mordaza y le di de beber y comer. No mucho. Le pregunté que sentía y no me respondió. Le quité la venda de los ojos y me senté enfrente de él. Miró cada esquina que pudo, la mesa con los utensilios, los cubiertos que estaban en mi plato y luego me miró a los ojos. Su único ojo estaba inyectado en sangre. El otro sólo era una cuenca vacía con una herida que curé. Poco a poco los fue cerrando por el sueño. La droga estaba surtiendo efecto. Le vendé los ojos de nuevo y salí de allí.

               Así fueron pasando los días y poco a poco él se fue adaptado a mí. Yo seguía con mis experimentos. Cada vez más agresivo y a su vez, necesitaba menos drogas para dormirlo. Había perdido el sentido del dolor. Cuando lo miraba no podía pensar que fuese humano.

Resultado de imagen de casa de campo dibujo
               A partir del segundo mes, empezó a comportarse de manera distinta. Cuando le quitaba las ataduras, no se movía. Seguía sentado y sin abrir los ojos. No movía ningún músculo e incluso permanecía relajado cuando le inyectaba pequeñas dosis de magia. Era sorprendente. Un ser que había conseguido retener en su cuerpo tal cantidad de magia y sin mutar. Aquello era… impresionante.

               Luego, al quinto mes, le dejé levantarse. No se tenía en pie. Le ayudé a lavarse, lo arreglé. Yo seguía absorto, pero él había mostrado interés sobre mis actos. No respondí. Aquello era parte de mis investigaciones. Él lo sabía, pero ahora no se acordaba. Luego, abrí un pequeño baúl que había detrás de su silla. Dentro había un pequeño saquito. Le dije que abriese los ojos. Puse una pequeña piedra roja en su mano, en la otra un tintero y una pequeña libreta con las hojas en blanco. Luego salí de la habitación. Y después de mucho tiempo, no cerré la puerta con llave.

               Al día siguiente, me lo encontré de pie. Aun a pesar de estar escuálido, era bastante alto y corpulento. Tenía las rodillas magulladas, igual que las manos. Su rostro cubierto de tinieblas, se giró hacia mí. Donde antes había una cuenca vacía, ahora había una luz tenue roja y de allí brotaba un líquido negro. El experimento había sido un éxito. Aquel hombre ya no era un humano. Había sobrevivido a una sobreintoxicación mágica con fuerza de voluntad.

               -Me voy… -dijo con un susurro.

               Me aparté de la puerta y le dejé ir. Entré a la habitación y vi el baúl repleto de aquel líquido negro. Magia destilada y refinada. Me quité el clerman y dejé el rosario de la Iglesia del Padre encima la mesa. Y caí en el vicio que consumía mi cuerpo. No me quedaba mucha magia, así que preparé distintas dosis para suministrarme más tarde. Me pinché una como capricho y cogí dos dosis más. Escondí el resto en compañía de mis pertenencias en el fondo del lago que había al lado de la casa. Y marché a Villa Vigía.  
 

W3C Validations

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Morbi dapibus dolor sit amet metus suscipit iaculis. Quisque at nulla eu elit adipiscing tempor.

Usage Policies