Grito Vacío
this site the web

Recent Photos

image
image
image

martes, 5 de junio de 2018

Otro relato corto (23)


            El muchacho observaba a Shiin, mientras, éste escribía en su diario. La noche anterior había sido horrible. Aún tenía los moretones del entrenamiento. En comparación a cuando vivía con la viuda, aquel esfuerzo estaba bien recompensado con bastante comida y una cama. Aunque ya no tenía que cuidar a los animales, los echaba de menos. Aquellos animales le trasmitían calma y calor. Pero no debía recordar.

            Llevaban allí bastante tiempo, pero no recordaba cuantas lunas habían pasado. Pero estaba seguro que más que todos los dedos se sus manos y de los pies juntos. Cuando terminaba el entrenamiento bien adentrada la noche, había días que las pesadillas le acosaban. La mayoría no las recordaba excepto por como empezaban, la puerta del sótano.

            Desde la noche en la ciudad en la que fue a rescatar a Shiin, no había vuelto a ver a aquel sacerdote. Aquella noche estaba borrosa, pero había algo que no olvidaría, había hecho algo maravilloso. Algo que no conocía. Shiin e había prohibido tocar el librito amarillo y la piedra negra pulida. Echaba de menos su palpito. Él fue muy tajante.

            Por otro lado, Shiin, estaba centrado tomando notas en su diario. Desde hacía bastante tiempo que no se enfrentaba a un problema como aquel. Aquello no debía estar pasando. El chico mostraba una aptitud física respetable, entendía bastante bien lo que le decía, pero había un problema en él. No había visto nunca que alguien ajeno que no conociese la existencia de la magia, pudiese usar un hechizo de aquella magnitud. El muchacho no sabía dónde se encontraba la prisión, pero le encontró. Pero la magia es caprichosa, puede pasar… Aunque la gran incógnita, era otra. ¿Por qué no podía hablar? Cada vez que lo forzaba, sentía como en el alma del muchacho había distorsiones. Algo se había filtrado dentro del muchacho, algo arcano, demasiado profundo, antiguo.

            Miró a su pupilo en el fondo de la habitación, casi con lástima. No quería recordar. Pero aquello se debía resolver cuanto antes. Ya había perdido demasiado tiempo. El chico debía aprender lo más básico aún. Volvió a mirar a sus notas. Alguien lo suficiente viejo para recordar, pero era demasiado inteligente para dejarse engañar y no hacer preguntas.

            -Griselda… -pronunció el nombre entre susurros. Aquella noche sería demasiado larga.

jueves, 1 de febrero de 2018

Sin pies ni cabeza

                Cerrar los ojos y expandir mi mundo. Ver la misma ciudad y distintos colores. Olor a primavera y a humo. Una niebla roja y espesa que cubre las calles. Una luna del tamaño del sol, con ojos y una sonrisa cruel. Estrellas cubiertas de vendas y susurrantes.

                El asfalto se vuelve arena y los edificios tienen ventanas de pegatina, las puertas no abren. La pelota en el parque quieta que no rueda. Un camión de bomberos con un lanzallamas. Y si profundizas un poco más, en el cementerio de la esquina, verás esqueletos enterrando a niños.

                Un lugar que aterroriza, un lugar donde los monstruos del armario tienen libre albedrío. Donde el tiempo transcurre de manera caótica. Un lugar único, un espacio que es mejor no encender la luz, taparse los oídos y arrancarse los ojos. Y todo esto en un instante, donde el límite lo dicta la imaginación de sus moradores.

                Una ciudad que arde sin prenderse.


                Y entonces abro los ojos, miro alrededor incómodo por el sol que abrasa y que si me pongo a la sombra hace frío. Y luego resulta que soy yo el loco.  

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Decisiones

               Me he despertado en una encrucijada. Ahora estoy cubierto de polvo y no sé cómo volver. El viento borró mis huellas y no sé qué sendero tomar.

               Abro la maleta que se encuentra a mi lado. Sucia y desgastada. En ella encuentro unas monedas y billetes para tren. No veo vías ni ningún lugar donde poder comprar algo para comer. La ropa que allí había no era mía, estaba muy limpia, con algún que otro descosido en los pantalones a la altura de la rodilla, las coderas desgastadas y aún así todo estaba muy pulcramente guardado. Aquello no era mío, no era de mi talla. O muy grande o muy pequeño.

               Debajo de la ropa, había un mapa y una brújula. El papel del mapa estaba borroso, a duras penas podía distinguir las montañas y caminos; la aguja de la brújula giraba como loca. Estaba perdido.

               Seguí rebuscando entre los bolsillitos. En ella, había juguetes, más monedas, una navaja de afeitar, espuma, una pitillera y un diario. Abrí la maleta completamente y seguí buscando comida y agua. Allí no había nada que se le pareciese. Agarré la pitillera y no había tabaco. Notaba como dentro de mí algo se ahogaba. La garganta la tenía seca y los latidos de mi corazón sonaban más fuertes.

               Me exasperé y rasgué la ropa, rompí la maleta y los juguetes, alejé de mí todo y cuanto había allí. Grité hasta dejarme la voz, golpeé el suelo hasta dejarme los nudillos en carne viva. Y cuanto más me enfadaba, más triste me encontraba. Por las lágrimas, apenas podía vislumbrar los senderos. Y cuando me di cuenta, el sol ya había desaparecido. Me acosté abatido.

               Una fuerte ráfaga de viento, arrastró el diario. Aún algo furioso, lo ignoré. Pasaron las horas y no pude dormir. Me levanté del suelo y recogí todo el estropicio. ¿Por qué? No lo sé. Me sentía mal conmigo mismo, no tenía por qué pagarlo con aquellas cosas.

               La maleta estaba tirada, las ropas rasgadas y los juguetes destrozados. Cogí todo y lo metí como pude en la maleta y la cerré. Cuando ya había podido cerrar la maleta, vi el diario al lado de un manzano. Agarré dos manzanas y me las comí. Entonces con la tripa llena, empecé a leer. Tal vez allí encontrase algo.

               Cuando salió el sol, agarré la maleta y me metí en los bolsillos unas manzanas más. A los pocos pasos, me volví a encontrar en la encrucijada. Había un sendero, un camino llano y otro que, si solo entrecerrabas los ojos, podías distinguirlo entre las ramas de los árboles. El primero se dirigía hacia la puesta de sol, otro hacía las montañas y el último no lo sabía. ¿Qué era aquello que me depararía el camino? ¿Qué ruta debía escoger? Entonces recordé el diario. Sonreí.

               Todos los caminos llevan al mismo sitio, hacia el futuro. Da igual de dónde vengas, a dónde vayas. El mañana llegará. Y es nuestro deber decidir, a pesar de las dudas, del miedo y la rabia. Anda, llegar es solo una parte del camino.


               Aunque todo esto es una metáfora, el diario mi pensamiento y la maleta mi corazón. Allí guardaba mis recuerdos de la infancia y lo que yo quería ser. Y aunque esté roto o sea viejo, aunque esté desgastado, soy lo que decido tomar y dejar. Soy el camino que yo elijo.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Tabaco

            - ¿Te has enamorado alguna vez?

            - No sé si llamarlo amor. Nos consumíamos mutuamente a fuego lento. Pero si me preguntas, no sé si es amor. Hay noches en las que sueño con su roce con mis labios. El valor que me inspiraba y el calor que me brindaba. No sé si llamarlo amor, pero sí que caí en su trampa.

            Ella era una habitual en las fiestas a las que íbamos mis colegas y yo. Había veces que ella estaba en manos de uno, luego a otro. Otras, estaba con todos a la vez.

            No la juzgues. Es su forma de ser y a nosotros no nos importaba.

            Las primeras veces que estuvimos solos, mis manos temblaban. Con el tiempo mis dedos recordaban y aprendían a tocar su cuerpo. Su piel era papel y bajo ella se escondían secretos que con el tiempo empecé a notar.

            Al principio, nos encontrábamos los fines de semana. Luego, entre las clases. Nuestra relación empezaba a envenenarme y no me importaba. Yo quería más de lo que ella me cedía. Así que puso un precio, gustosamente pagaba por él. Dejé de hacer deporte con la excusa del tiempo. Mis estudios empeoraron. Todo fue porque yo fui débil. Pero no me importó.

            Algunas veces, sentía que despertaba de una especie de letargo. Sobre todo, cuando me era imposible verla. Sentía que una parte de cabeza, había una voz que gritaba furiosa. Ella no me hacía ningún bien. Aún recuerdo aquella sensación. Fue en aquel momento que empecé a ver la verdad y no fue agradable…

            La comida no tenía el mismo sabor. Los olores que antes me deleitaban, ahora ya no estaban. En mis labios marcas negras y mis dientes machados. En mis pulgares, la piel también estaba como amarillenta. Dormía más y descansaba menos. Había perdido un tiempo precioso de mi vida. Y ella… bueno, ella seguía igual. En boca de tantos, liada y encendida. Siempre joven. Siempre consumida. Ella es el tabaco, un veneno que te consume. Y aunque me mata y lo sé. Pero hay veces en las que fumo o sigo queriendo encenderme un pitillo. Aspirar su humo y olvidarme de todo.

            Soy débil, porque antes también lo fui y me negué a ver la verdad. Y aunque esto no sea amor, has de saber que hay personas que son así. Te consumen y te vuelven una marioneta. Fui débil porque me dejé llevar por un romance que te pudre los pulmones, te aletarga y te mata lentamente.


               Ahora, que soy consciente, debo cambiar.

viernes, 20 de octubre de 2017

Otro relato corto (22)

              -Tal vez os he aburrido mucho, dejad que este anciano desvaríe un poco.

            -No que va, ha estado entretenida -dijo uno de los mercenarios, mientras ponía un leño encima de las brasas.

            - ¿Pero no hay más? -preguntó el otro.

            - Siempre hay más. Pero primero comamos un poco. Huele que alimenta la cazuela.

            Mientras uno de su bolsa sacaba varios cuencos, el más joven cortaba un poco de queso con su puñal. El anciano, les miraba mientras que a pequeños sorbos tomaba más vino.

            -Me gustaría poder usar magia sin que tenga que ser para luchar -se quejó uno de los mercenarios.

            - La magia es peligrosa, supongo que te lo habrán enseñado. Las cosas que uno puede hacer con ella, son maravillosas, pero a un alto precio. Aunque por lo que tengo entendido la magia que se usa en batalla, no es tan perjudicial.

            El mercenario que estaba más alejado, traía consigo otra jarra llena de vino. Se sentó y le metió un capón a su compañero más joven.

            -Sirve de una maldita vez, tengo hambre… -luego miró al anciano y dijo- No, no es tan dañina a nivel mental. Pero también hay un precio. Nuestros cuerpos no son capaces de sintetizar gran cantidad de magia, pero somos capaces de canalizarla con bastante facilidad. Reforzar nuestros cuerpos y poco más. Pero hay quien se somete a distintos tipos de experimentos, sobre todo en el ejército.

            Un silencio incómodo, todo el mundo había escuchado algún que otro rumor sobre cosas grotescas, pero el ejército… Aquello era una cosa de la que no se quería hablar. Hombres que daban cualquier cosa por defender su país o demasiado desesperados para encontrar algo mejor. La paga era buena, había comida en abundancia, pero una vez entrabas, era muy difícil salir. Muchos no volvían.

            - ¿Estuviste en el ejército?

            -No, cuando era muy joven mi padre, me abandonó enfrente de uno de los cuarteles. Solo era un niño, pero aun así me entrenaron como un soldado. Cuando tuve la edad, me dieron a elegir. Y durante la noche antes de prestar juramento, escapé.

            Los tres comieron en silencio, pasándose el pan y bebiendo vino y agua. El más joven terminó el primero y por ello rompió el silencio.

            - ¿Por qué es tan peligrosa la magia?

            -A pesar de que sea algo natural, la magia doblega a quien la usa. Actúa como un veneno, se queda en los huesos y el cuerpo no es capaz de expulsarla con facilidad. Su uso es adictivo y corrompe a quien no sabe controlarse. Por eso hay pocos magos que llegan a viejos. Afecta a la forma de pensar, los defectos los acentúa, a otros les hace escuchar voces… También hay quien se queda ciego y hay quien no le pasa nada más que una simple urticaria. Pero esos son los casos más leves. Pero hay un punto de no retorno, el cuerpo y la mente, mutan y ya no habrá forma de escapar. Tu mente y cuerpo querrán más y más… Por eso es mejor, mantener el control y no depender de ella.

            - ¿Fumas? -preguntó el otro, mientras sacaba una bolsita y una pipa-.

         - Sí, traigo mi propia pipa y tabaco, -dijo riendo mientras el anciano repetía el proceso-.

            Ambos se pusieron cómodos y el joven ya volvía con una cara perturbada.

            -No te preocupes por eso de la magia. Simplemente usa la cabeza. Todos estamos contaminados por ella, pero cuanto más dependas peor. Además, usas magia de batalla, así que no deberías preocuparte. Ahora siéntate y que el señor continúe con la historia.


            -Bueno, por donde me había quedado… -dio una gran calada, la retuvo durante un segundo y exhaló el humo por la nariz y la boca- Ah, ya…

Buenos días y siento no haber publicado nada últimamente, pero no me encontraba con ganas. No prometo nada pero se que seguiré subiendo más contenido. Muchas gracias por la paciencia. Por cierto, de vez en cuando subo algún trocito de lo que he llamado Diario de Irandi. Creo que os puede gustar, si a alguien le interesa que me siga en instagram. Bueno, hasta luego jajajaja

miércoles, 19 de julio de 2017

Sí. Me acuerdo de todo.

                Cada vez que salgo a pasear es para ahuyentar fantasmas. Negros pensamientos que me persiguen. Alternando falsas sonrisas con rabietas. Estoy susceptiblemente cabreado y con ganas de pagar mi ira con todos y con nadie a la vez.

               Mi alrededor va hacia adelante y yo me estoy rezagando. Y aunque hace calor, siento que tengo frío el corazón. El olvido y el silencio está ahí, a la vuelta de la esquina.

               Me pongo los cascos pequeños y el volumen al máximo. Todo para enfrentarme al silencio. Pero a la soledad… no tengo nada con lo que combatir. Simplemente no hay nada. Sin piedra de toque, voy a tientas y a ciegas.

               La excusa de: “he de tener paciencia”, y la de: “cambiar de aires”. No me valen. Tengo algo que me arde en la tripa. Algo que me araña y chapotea. Las mariposas no tienen garras ni gritan. Mucho menos supuran.

               Vuelvo a verme en las sombras, en una habitación enorme. Dónde solo oigo voces y no siento el viento. En medio de la habitación hay una jaula, repleta de arañazos y de un candado roto. Rodeo la jaula con la mano, siento el frío metal y el tacto reseco de la sangre. La mía propia.


               Me siento en el sillón enfrente de ella. Miro el espejo de detrás y el reflejo me muestra la verdad, mi imagen superpuesta con los barrotes. Las paredes habrán cambiado, pero no la prisión. Solo cabe en mi cabeza una idea. Ira.

lunes, 17 de julio de 2017

Otro relato corto (21)

            El hombre de la carreta no se giró en ningún momento a mirar cómo se encontraban. Shiin se levantó como pudo, no había abierto el cofre de nuevo. La luna estaba menguando y él aún no podía captar suficiente magia. Miró al niño y posó su mano en la frente, apartándole un mechón de pelo oscuro. El chico había tomado una decisión, tal vez fuese por el miedo o por cualquier motivo, pero aquello se ajustaba a sus planes.

            - ¡Carretero, detente! -gritó Shiin.

            El hombre tiró de las riendas y cuando se detuvieron los caballos, Shiin bajó de la carreta. El posadero le había entregado un pequeño trozo de papel donde había dibujado un mapa de cómo llegar a Villa Roja.

            El chico se despertó y Shiin le indicó que le siguiese. Se acercó al carretero y le puso una moneda en la mano. Al rato, la carreta había desaparecido por el camino.

            Se pusieron a andar durante un rato por el mismo camino, se detuvieron frente a una bifurcación, donde había un poste con dos trozos de madera con pintadas. En el borde del camino, se vislumbraba un sendero por el cual siguieron andando. Así, estuvieron un bueno rato.

            Pronto llegaron a un claro donde había un pequeño estanque y detrás una casucha que estaba medio derruida. Cuando consiguieron rodearlo, Shiin dejó caer sus cosas, entró a la casa aquella y se escucharon golpes y Shiin maldecir. Salió gritando y hablando sobre un baúl.

            El niño entró hasta situarse detrás se Shiin. Aquella habitación estaba cubierta de arañazos y quemaduras. El suelo estaba ennegrecido y del techo solo había telarañas. En medio de todo aquello, solo había una mesa sucia y cubierta de polvo, al lado una silla con correas, impoluta, metálica y aun así parecía la más maltrada. Irradiaba odio.

            El chico agarró a Shiin, este se giró y vio el miedo en sus ojos. Él le sonrió y le susurró:


            -Ahora te toca a ti.

Si alguien sigue esta historia, aquí tienes un cachito más. No es mucho ni nah, pero voy a continuar y con suerte esta semana subo dos o tres trozos más. Un saludo y no olviden poner sus opiniones... Behg
 

W3C Validations

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Morbi dapibus dolor sit amet metus suscipit iaculis. Quisque at nulla eu elit adipiscing tempor.

Usage Policies