Grito Vacío
this site the web

miércoles, 19 de julio de 2017

Sí. Me acuerdo de todo.

                Cada vez que salgo a pasear es para ahuyentar fantasmas. Negros pensamientos que me persiguen. Alternando falsas sonrisas con rabietas. Estoy susceptiblemente cabreado y con ganas de pagar mi ira con todos y con nadie a la vez.

               Mi alrededor va hacia adelante y yo me estoy rezagando. Y aunque hace calor, siento que tengo frío el corazón. El olvido y el silencio está ahí, a la vuelta de la esquina.

               Me pongo los cascos pequeños y el volumen al máximo. Todo para enfrentarme al silencio. Pero a la soledad… no tengo nada con lo que combatir. Simplemente no hay nada. Sin piedra de toque, voy a tientas y a ciegas.

               La excusa de: “he de tener paciencia”, y la de: “cambiar de aires”. No me valen. Tengo algo que me arde en la tripa. Algo que me araña y chapotea. Las mariposas no tienen garras ni gritan. Mucho menos supuran.

               Vuelvo a verme en las sombras, en una habitación enorme. Dónde solo oigo voces y no siento el viento. En medio de la habitación hay una jaula, repleta de arañazos y de un candado roto. Rodeo la jaula con la mano, siento el frío metal y el tacto reseco de la sangre. La mía propia.


               Me siento en el sillón enfrente de ella. Miro el espejo de detrás y el reflejo me muestra la verdad, mi imagen superpuesta con los barrotes. Las paredes habrán cambiado, pero no la prisión. Solo cabe en mi cabeza una idea. Ira.
 

W3C Validations

Cum sociis natoque penatibus et magnis dis parturient montes, nascetur ridiculus mus. Morbi dapibus dolor sit amet metus suscipit iaculis. Quisque at nulla eu elit adipiscing tempor.

Usage Policies